Jorge López. (MILB.com)

MILWAUKEE, Wisconsin, EE.UU. -- Uno de los más prometedores peloteros puertorriqueños atraviesa un difícil momento por la salud de su hijo.

El hijo de Jorge López, un lanzador del equipo Clase-A de los Cerveceros de Milwaukee, aguarda por un trasplante de intestino. Mikael, de 13 meses, ha estado enfermo desde que nació, y hace poco le diagnosticaron una enfermedad autoinmune.

Mikael ha sido atendido por médicos en Puerto Rico y en Miami, donde ahora vive. López juega a unas tres horas al norte, con los Manatees de Brevard County.

López, de 21 años, fue elegido para jugar en el partido de Futuras Estrellas este mes en Minnesota, como parte del fin de semana del Juego de Estrellas de Grandes Ligas.

Los Manatees realizarán un torneo de golf el próximo mes para ayudar a López a pagar las cuentas médicas y de viajes.

El gerente general Kyle Smith dijo que la idea del torneo, llamado "18 por 18", surgió después de una conversación con el manager Joe Ayrault tras un partido. El lanzador utiliza el número 18.

López agradeció el gesto al equipo.

"Una de las mejores cosas que pueden hacer es rezar por mi hijo", dijo López en una entrevista telefónica desde Space Coast Stadium en Melbourne, Florida. "Esa es una de las mejores cosas que pueden hacer".

Seleccionado en la segunda ronda del draft de 2011, López está catalogado como el 10mo mejor prospecto en la organización de los Cerveceros, según MLB.com. Tiene marca de 8-6, con 4.29 de efectividad en 18 salidas este año, aunque ha permitido al menos cinco carreras en cada una de sus tres últimas salidas.

Ayrault dijo que el derecho atraviesa un período que lo fortalecerá. Tomando en cuenta la situación con su hijo, el piloto consideró que López "se ha comportado de forma increíble".

"No puedo siquiera imaginar por lo que está pasando... pero lo está haciendo", comentó Ayrault.

López tiene permiso para abandonar al equipo para viajar a Miami a ver a su hijo.

López dijo que le ayuda estar en el terreno de juego.

"Trato de trabajar duro cada mañana, respirar profundo, rezar por (Mikael), rezar por mi familia", comentó. "Eso me ayuda mucho. Trato de olvidar todo cuando vengo a trabajar".