Renato Núñez (Jeff Murwin/MiLB.com)

MINNEAPOLIS -- Un buen tercera base solvente con el guante, con poder y que sea también capaz de batear para elevados promedios es el sueño de muchos equipos de las Grandes Ligas.

Los Atléticos de Oakland tienen ese pelotero actualmente en el tercera base titular del Juego de Estrellas de 2014, Josh Donaldson, pero también se sienten afortunados de contar en las bajas menores con un prospecto sólido que a la vuelta de algunos años pueda ser también un factor ideal para el Béisbol de Lujo.

Se trata del venezolano Renato Núñez, antesalista titular en el Equipo del Mundo del Juego de las Futuras Estrellas, que este año ha deslumbrado a tirios y troyanos al conectar 21 jonrones en la primera mitad de la temporada con Stockton a nivel de la Clase 'A'. Y lo más importante, se le conceptúa como un tercera base natural.

En sus primeros 326 turnos de 2014 en la Liga de California, Núñez promedia .282, con 21 dobletes y 21 jonrones. De paso, ha impulsado 61 carreras en ese breve lapso.

"Ha demostrado que puede escalar niveles y desarrollarse en un tiempo relativamente rápido al dar el salto de la Liga de Novatos a la Clase 'A' fuerte", analizó para lasmayores el instructor de los Atléticos Juan Navarrete, que conoce el talento de esa organización como la palma de su mano porque rota a lo largo de todo el año por toda la misma, desde la Triple 'A' hasta las ligas menores e inclusive la Liga Dominicana de verano.

De apenas 20 años de edad, lo que necesita Núñez es probar que puede ser igualmente consistente en todos los aspectos de su juego, tanto a la defensiva como a la ofensiva, de acuerdo al punto de vista de Navarrete.

"Ha demostrado que puede escalar niveles, ir subiendo de categoría, y pudiera llegar a las Grandes Ligas rápido, relativamente", expresó Navarrete, que suele terminar cada temporada en Oakland como coach invitado de los Atléticos. "Su defensa ha sido de altas y bajas. Pudiera tener una temporada no muy buena, pero al año siguiente hace ajustes para ser un tercera base estable capaz de hacer las jugadas de rutina. Tenemos mucha confianza de que en uno o dos años lo ponga todo junto, su defensa, su promedio y su poder". La preparación entre temporadas ha sido precisamente la consigna de Núñez, un nativo de Valencia, estado Carabobo, en la región norcentral de Venezuela, para seguir mejorando como pelotero.

"El trabajo fuerte ha dado sus frutos", manifestó Núñez. "Estoy muy contento de estar aquí, representando a mi país. No pensé en eso [que iba a pegar tantos jonrones en Clase 'A'], sino en salir a hacer las cosas que uno sabe. Gracias a Dios he tenido esa buena primera mitad".

Quizás el progreso experimentado por Núñez en su salto a la Clase 'A' pueda derivar en que Oakland lo considere este mismo año para nuevos ascensos, pero ésta promesa latinoamericana que batea a la derecha trata de mantener las cosas en perspectiva. "Uno tiene que pensar de una vez para arriba, pero no me han hablado nada de éso", expresó Núñez. "Seguimos jugando, trabajando".

En cuanto a su posición en el terreno, Núñez siempre ha sido un tercera base, desde el momento que lo firmaron como agente libre internacional el 2 de julio de 2010 hasta los actuales momentos.

"Siempre ha sido [jugar] puro tercera base", enfatizó Núñez. "Nunca ni me han puesto en la mente ninguna otra posición. Lo que estamos haciendo es trabajar para ir mejorando los detalles de ser un pelotero completo, tanto a la defensiva como a la ofensiva. Esta es la posición que me gusta. Si el equipo decide otra cosa, hay que hacer eso, pero por mi estoy bien allí".

Al definirse como tercera base natural, el prospecto venezolano de Oakland explicó que "estamos trabajando en la movilidad, la agilidad. Gracias a Dios tengo un buen brazo". El punto de vista de los expertos es que le falta desarrollar un mejor juego de piernas a la defensiva.

Otra de las cosas en las que se enfoca Núñez es en gozar lo más que se pueda este interesante deporte que escogió como profesión. "Después de todo, esto es un juego y hay que disfrutarlo al máximo, intentar divertirse".

Una meta que siempre se ha trazado, aparte de llegar algún día a las Grandes Ligas, es jugar en la exigente pelota de su patria con el equipo de los Tigres de Aragua, uniforme defendido por glorias de la talla de sus famosos paisanos David Concepción y Miguel Cabrera, entre otros jugadores estelares tanto en Venezuela como en las Grandes Ligas. "¿Por qué no, es la casa de uno", comentó Núñez. "Desde niño también he estado pensando en pisar un terreno en Venezuela. Si con el favor de Dios se me da la oportunidad voy a hacer todo lo posible para jugar allá".

Por supuesto, el sueño supremo de Núñez es subir a las Grandes Ligas y establecerse en la mejor pelota que se juega en el planeta. De hecho, se ha trazado una meta de cuándo aspira a escalar a ese exigente nivel, pero prefiere no revelar esa fecha en público.

"Lo podría decir, pero es algo que guardo, como quien dice, por dentro, pero sí tengo metas cortas, largas que me planteo, a corto y largo plazo", concluyó una de las esperanzas del porvenir de los actuales bicampeones reinantes del Oeste de la Liga Americana.