Carlos Santana.

ANAHEIM - Después de disparar un cuadrangular de tres carreras el lunes contra los Angelinos, el dominicano Carlos Santana recibió una cálida bienvenida de parte de sus compañeros de los Indios.

Santana se ha visto agradecido por el apoyo que se le ha brindado durante su lento comienzo de la temporada en abril.

"Ellos estaban contentos. Me apoyan todo el tiempo", dijo Santana, quien subió su promedio a .156 el martes con dos hits más-incluyendo otro jonrón--en cuatro turnos al bate. "Son mis compañeros. Esto es una familia. Me apoyaron cuando di el batazo. He tenido malos momentos, pero ellos estaban contentos. Saben que puedo batear y que puedo ayudar al equipo".

Los compañeros de Santana se decepcionaron al ver que el buen momento individual del quisqueyano vino en una derrota de la Tribu ante el equipo de Los Angeles.

"Esperaba que pudiéramos ser victoriosos", dijo el derecho Justin Masterson, quien cargó con la derrota como abridor del partido del lunes. "Lo único que hablábamos (durante el juego) era Santana y lo grande que lució al bate ahí.

"Eso fue grande, porque él venía batallando. Fue algo grande para él poder hacer eso. Desafortunadamente con la derrota, opaca lo que pudo haber sido. Espero que eso lo ponga en buena racha durante los próximas días y las próximas semanas".

El jonrón del lunes rompió una mala racha de 12-0 de Santana, quien ahora lleva dos encuentros seguidos de dos hits o más. La última vez que había conectado dos imparables en un juego antes del lunes había sido el 6 de abril.

Además, antes del lunes Santana había bateado apenas .052 (58-3) en sus 16 partidos anteriores. También llegó a la serie en Anaheim con tres empujadas en sus últimos 23 encuentros, pero impulsó tres tanto el lunes como el martes.

En sentido general para el 2014, Santana lleva .156 con tres jonrones, nueve empujadas y 22 bases por bolas en 26 partidos por Cleveland.

Durante todo el trayecto, incluyendo el largo bache ofensivo, el manager Terry Francona ha mantenido a Santana como cuarto bate.

Eso ha significado mucho para el dominicano.

"Tito me apoya y me da confianza", dijo Santana. "No ha cambiado nada conmigo. Me siento muy bien. Tito es buen manager. Tiene experiencia y sabe la clase de peloteros que tiene.

"Me siento muy bien, porque Tito me apoya y me da energía día tras día".