Dayán Viciedo. (Andrew Nelles/AP)

CHICAGO - La paciencia al bate que ha demostrado Dayán Viciedo en sus primeros ocho juegos del 2014 es una virtud que le hacía mucha falta al cubano. O quizás selectividad sea la palabra más indicada.

Desde los entrenamientos, el jardinero ha trabajado con el coach de bateo de los Medias Blancas, Todd Steverson, para hacerle swing a los strikes y no expandir la zona. Viciedo ha negociado tres boletos en sus primeros ocho compromisos este año. En comparación, en el 2013, no consiguió su tercera base por bolas sino hasta el 12 de mayo.

"De eso se trata el plan, de trabajar en la disciplina con respecto a la zona de strike," dijo Viciedo. "Pero aun más importante es ser consistente con el plan y con la rutina a diario.

"Haremos lo mejor que podamos con eso y es muy importante tener mucha confianza en mí mismo. Hasta ahora no ha sido tan difícil, así que es cuestión de mantener la disciplina".

Viciedo se ponchó tres veces en cuatro turnos al bate el miércoles en Colorado, pero en general los resultados han sido alentadores. El jueves se fue de 4-1 con un ponche y una anotada.

"Ha hecho un gran esfuerzo desde los entrenamientos hasta ahora para mantenerse en la zona (de strike) y aprovechar sus habilidades al máximo", dijo Steverson.