Bob Melvin. (Christian Petersen/Getty Images)

Los Atléticos de Oakland nunca dejan de asombrar.

Con el cerrador Grant Balfour como agente libre, nadie creyó que el reemplazo se convertiría en el segundo jugador más caro de su nómina.

Pero fue lo que precisamente hizo el gerente Billy Beane, en una negociación con los Orioles de Baltimore para obtener a Jim Johnson a cambio del infielder Jemile Weeks y un receptor de ligas menores.

Los servicios de Johnson, quien concretó 50 de sus 59 oportunidades de rescate y quedó empatado con Craig Kimbrel de Atlanta por la máxima cantidad en las mayores en la pasada campaña, costarán 10 millones de dólares.

Esencialmente, Johnson ha sido alquilado para esta campaña, puesto que será agente libre al cabo de 2014.

Oakland viene de ganar el título de la División Oeste de la Liga Americana, amargándole la vida a los más prósperos Rangers de Texas. Pero los Atléticos se atragantaron en la primer ronda de los playoffs, siempre ante los Tigres de Detroit y con Justin Verlander dándoles la estocada de gracia en el quinto juego.

Pero no se rinden. Y Beane siempre se las ingenia para urdir algo distinto.

Mejor no lo pudo expresar el súper agente Scott Boras durante las reuniones de invierno: "Billy Beane es el genio del estofado. Nunca se sabe cuáles serán los ingrediente, sólo que va a estar bueno al final del año", declaró.

Beane dispuso de algo más de dinero y decidieron darle 22 millones por dos años a Scott Kazmir, quien la temporada pasada resucitó su carrera en Cleveland tras perderse una campaña entera por lesiones. El zurdo tapa el hueco dejado por el dominicano de Bartolo Colón, el as de 40 años que acumuló marca de 28-15 en dos temporadas en Oakland.

También traspasaron al pitcher Brett Anderson a los Rockies por el zurdo Drew Pomeranz, un prospecto que nunca despegó en Colorado, pero que aún tiene 25 años. Obtuvieron al jardinero Craig Gentry mediante un canje con los Rangers. Las otras adquisiciones fueron las del infielder Nick Punto y los relevistas Luke Gregerson y Eric O'Flaherty.

------

PROFUNDIDAD:

A diferencia de otros equipos, los Atléticos pueden asimilar lesiones debido a que tienen reemplazos para todas las posiciones, con jugadores polifacéticos capaces de actuar en diversas posiciones. Alguien como el primera base Brandon Moss puede tranquilamente pasar a los jardines. John Jason, Stephen Vogt y Derek Norris se estarán repartiendo turnos entre la receptoría y el bateador designado. El torpedero Addison Russell es el prospecto número uno.

Memorizarse una alineación habitual no es recomendable, ya que el mánager Bob Melvin alterna titulares y mueve fichas prácticamente todo el tiempo.

La estrategia le ha dado resultado. Su ofensiva fue la tercera mejor de la Americana en carreras anotadas (767), con cuatro bateadores que conectaron al menos 22 jonrones.

Johnson, Gregerson y O'Flaherty (se incorporaría en junio tras una operación del codo) se suman a un bullpen que ya era bastante sólido, con Jesse Chávez, Dan Otero, Sean Doolittle y Fernando Abad.

"Todo equipo busca tener profundidad en el bullpen. Nosotros no sólo tenemos eso, sino que lo tenemos en cantidades", dijo Melvin.

El trabajo de esos relevistas debe reducir la carga de sus jóvenes abridores. Jarrod Parker, Sonny Gray, Dan Straily y A.J. Griffin no pasan de los 26 años. Si alguien se lesionara o no rindiera, cuentan con Tommy Milone, Josh Lindblom y Pomeranz en lista de espera.

------

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

Yoenis Céspedes ganó el derby de jonrones en el Juego de Estrellas, pero el desertor cubano tuvo un segundo año frustrante en las mayores, en particular con su promedio de bateo. El jardinero izquierdo registró un porcentaje de .240 con 26 jonrones y 80 impulsadas, luego que en su primera campaña conectó para .292 con 23 jonrones y 82 remolcadas. Promete mostrar un swing distinto, haciéndolo más corto, con el fin de evitar altibajos.

El jardinero central Coco Crisp renovó su contrato hasta 2016, añadiendo 22,75 millones garantizados. El primer bate viene de una campaña en la que sacudió 22 jonrones, un récord personal.

Josh Reddick, el jardinero derecho, jugó mermado casi toda la pasada campaña con una molestia en la muñeca derecha, operándose durante el receso. Si está sano, podría volver a ser el que bateó 32 jonrones en 2012 en vez del que pegó 12 cuadrangulares en 2013.

La revelación del año pasado fue Josh Donaldson, cuarto en la votación del Jugador Más Valioso al batear para .336 con hombres en posición de anotar y remolcar 93 carreras.

------

EL PEOR ESCENARIO:

Hay que usar un microscopio para encontrar alguna fisura. No tendrán luminarias y tampoco asemejan una maquinaria, pero sencillamente nada que los ponga en malas circunstancias para competir.

De repente se puede decir que no tiene un as con todas las letras, pero cuidado de Gray se transforma en uno este año. Tal vez la división se pondrá más reñida.

Los problemas no atañen al equipo. Está la incertidumbre por el futuro de la franquicia, sobre si construye un nuevo estadio en la ciudad o si las Grandes Ligas permita una mudanza a la vecina San José. Y está el Coliseo, un estadio que cambia de nombre a cada rato, que comparten con los Raiders de la NFL y cuyo sistema de drenaje es un desastre.