Alexis Ríos. (AP)

SURPRISE, Arizona - Alexis Ríos lleva mucho tiempo en el béisbol-para ser exacto, son 10 años en Grandes Ligas.

Entonces, cuando el boricua de 33 años fue cambiado a los Rangers desde los Medias Blancas en agosto pasado, sabe exactamente qué esperar y no perdió el ritmo para nada.

Pero hasta Ríos, quien puso números ligeramente mejores con Texas que con Chicago la temporada pasada, entiende el valor de estar toda una campaña con un solo equipo-por lo menos desde el punto de vista de su propia mentalidad.

"Es mucho más fácil empezar con un equipo desde los entrenamientos", dijo Ríos. "Cuando te cambian, sientes que tienes que aportar de una vez. No es que te pongas presión, sino que sabes que por algo te querían adquirir y aumentan las expectativas contigo mismo. A veces puede ser peligroso".

Ríos empezó muy bien la Liga del Cactus. Luego de irse de 2-1 con una base por bolas el martes vs. los Angelinos, llegó al miércoles con promedio de .400. También se ha robado dos bases y se ha ganado unos buenos elogios de parte del manager de los Rangers, Ron Washington.

Ríos cree-de manera muy acertada-que es muy temprano para saber qué clase de temporada ofensiva tendrá este año. Pero se siente tranquilo y en salud, que a esta altura es lo único que puede pedir un pelotero.

"Va a ser mejor todavía", dijo el tercera base de los Rangers, el dominicano Adrián Beltré, al referirse a qué se puede esperar de Ríos en el 2014. "Pasa un año, llegas a conocer a tus compañeros y ya has compartido con ellos. Se siente más cómodo. Creo que puede estar más suelto".

Beltré y Ríos son dos de los jugadores más veteranos de los Rangers. Su respeto es mutuo. Beltré sabe valorar lo que puede traer alguien como Ríos a un lineup y un clubhouse.

"Es un veterano que sabe lo que tiene que hacer para prepararse todos los días", dijo Beltré. "Viene a jugar. Y obviamente su velocidad, poder y conocimiento en el terreno son lo que necesitamos de nuestro jardinero derecho".

Los Rangers tienen una opción del equipo de US$13.5 millones sobre el contrato de Ríos para el 2015, con una indemnización de US$1 millón.

Entre Chicago y Texas el año pasado, Ríos bateó .278 (que por casualidad es su promedio de por vida en la Gran Carpa), con 18 jonrones y 42 bases robadas-la mayor cantidad de estafas en su carrera. Llegó a jugar 47 partidos por el equipo de los Rangers, con el que bateó .280.

Según Washington, no hay una diferencia notable entre el Ríos que vio el año pasado y la versión de esta primavera. Sin embargo, el capataz ya quiere ver de qué será capaz el puertorriqueño en su undécima temporada de Grandes Ligas.

"Se ve bien relajado, pero estuvo relajado y divirtiéndose cuando se unió a nosotros el año pasado", dijo Washington. "Está aquí y luce como que encaja. Ya quiero verlo jugar un año entero, porque el muchacho tiene un juego completo. Sabe jugar defensa, batear, correr y con buen corrido de bases".

Ríos había cambiado de equipo a mediados de una campaña anteriormente. En el 2009, pasó de los Azulejos a los Medias Blancas vía waivers en agosto de dicho año.

En aquella ocasión, los resultados no fueron muy buenos, ya que el veterano bateó apenas .199 con sólo nueve extrabases en 41 juegos con su nuevo equipo.

"Sí ayuda arrancar desde el principio con un equipo", dijo Ríos. "Ya has conocido a todos y tienes una mejor idea de cómo hacen las cosas".

Entonces, ¿subirán sus números como resultado de haber estado un año entero en Texas?

"No podría decir eso", manifestó Ríos. "Si lo dijera, estaría mintiendo. Físicamente me siento bien, que es lo único que puedo pedir".