Yonder Alonso

PEORIA, Arizona -- Después de una campaña del 2012 llena de promesa, el inicialista cubano de los Padres, Yonder Alonso, prácticamente desapareció hace un año debido a una fractura en la mano derecha que sufrió en mayo y que nunca sanó totalmente al final de la temporada.

Alonso no culpa a los aficionados de San Diego si se han olvidado de él.

"Me ausenté por medio año. Fue una temporada muy frustrante", expresó Alonso.

Eso podría ser una descripción moderada.

Después de una temporada como novato en la que pegó 39 dobletes, Alonso parecía estar en camino a otro buen año con los frailes, bateando .284 con seis cuadrangulares en sus primeros 190 turnos del 2013 antes de ser golpeado por un lanzamiento en la mano derecha durante el encuentro del 31 de mayo contra los Azulejos.

El inicialista de 26 años de edad regresó el 12 de julio, pero le fue evidente que no había recuperado su fuerza en la mano. El 30 de agosto se volvió a lastimar la mano tratando no darle a un lanzamiento. Al final aquel fue su último turno al bate de la temporada. Tras comenzar con seis jonrones, no se voló la cerca en su regresó.

En esta pretemporada, Alonso está determinado a no solamente recuperar el tiempo perdido, sino también su desarrollo como bateador, o como lo dijo el mismo inicialista, convertirse en un "bateador más inteligente".

"Creo que llegué a ser un bateador más inteligente durante mi lesión. Tuve que enfocarme en mi plan y mi mentalidad. Fue un mejor bateador con mis manos y mis ojos", dijo Alonso. "Ahora trabajo en batear las pelotas hacia los canales, obligar al lanzador a que trabaje y ver bastantes lanzamientos. Si logro todo eso, estaré haciendo mi trabajo".

El coach de bateo de los Padres, Phil Plantier, ha visto a Alonso progresar en su swing. El siguiente paso será la fase mental, un proceso que evoluciona con cada turno al bate.

"Parte del proceso de madurez es no rendirse en los turnos; es tener un plan en el plato, ser consistente y saber lo que quieres hacer antes de entrar a la caja de bateo", señaló Plantier. "Pienso que entiende que su próximo paso es ser más consistente en poner su plan en práctica. Y necesita ser persistente".