Asdrúbal Cabrera.

CLEVELAND -- Hay varias interrogantes en cuanto al cuadro interior de los Indios. La principal es en qué se basará para evaluar lo realista que es contar con el dominicano Carlos Santana como una alternativa en la antesala.

Esa situación ha acaparado los titulares, quitándole la atención a lo que podría ser el tema más importante en el infield. El torpedero venezolano Asdrúbal Cabrera sería la clave para ayudar a la Tribu a tomar el siguiente paso, luego la participación de Cleveland en el Juego del Comodín de la Liga Americana en el 2013.

"Creo que Cabrera llegará pensando que tiene algo que demostrar", señaló el dirigente de los Indios, Terry Francona.

Cleveland anticipa otra buena temporada del intermedista Jason Kipnis, quien fue convocado a su primer Juego de Estrellas el año pasado y parece estar a las puertas del estrellato. La Tribu también confía en que el inicialista Nick Swisher -- saludable tras una persistente dolencia en el hombro izquierdo que lo limitó en el 2013 -- tendrá un repunte.

En el lado izquierdo del cuadro, lo único que se puede dar por hecho es que Cabrera estará en el campo corto, si no ocurre algo inesperado como un canje de último momento. Sobre esto último, el gerente general Chris Antonetti ha declarado durante la temporada baja que espera que Cabrera sea el torpedero cuando los Indios arranquen la campaña del 2014.

Antes de la temporada pasada, Cabrera era visto como el mejor bateador de Cleveland. El club piensa que su campocorto está motivado para regresar a ese nivel.

"Sufrió varias molestias", dijo Francona acerca del desempeño de Cabrera en el 2013. "Eso le sucede a alguien cada año. Trató de entrar en ritmo, su swing se alargó y se enfocaba mucho en conectar al menos dos hits por partido; no puedes hacer eso. Cada equipo ha visto a alguien pasar por lo mismo. Pero pienso que buscará demostrar lo que puede hacer".

Cabrera -- programado a ganar US$10 millones en su última campaña bajo contrato con la Tribu -- seguramente estará decidido a romper un desalentador patrón de tres años.

Desde el 2011, el torpedero de 28 años de edad ha bateado .241 con un porcentaje de embasarse de .299 y slugging de .390 en 809 turnos en la segunda mitad de temporada, comparado con un promedio de .280, porcentaje de embasarse de .344 y .402 de slugging en 1,036 turnos en la primera. Son tres años seguidos con un descenso en la segunda mitad de la campaña. A nivel colectivo, los Indios también sufrieron un derrumbe del 2011 al 2012, pero tuvieron lo suficiente para marcar la diferencia en el 2013.

En total, Cabrera fijó las peores estadísticas de su carrera en promedio (.242) y porcentaje de embasarse (.299) la temporada pasada. Terminó con 14 jonrones, 35 dobles y 64 remolcadas en 136 partidos. Ahora el venezolano llegaría a su último año bajo contrato teniendo en cuenta su posible agencia libre y el rápido ascenso del cotizado prospecto puertorriqueño Francisco Lindor.

"Los números no son los que él espera", indicó Antonetti al final de la temporada. "Pero hasta el último día fue buen compañero y sólo le interesaba ganar. Creo que estuvo igual de decepcionado con la manera en que terminó la campaña".

En cuanto a la tercera base, hasta ahora los Indios no tienen una clara respuesta. Cleveland le dará una oportunidad a Santana, ya que el brasileño Yan Gomes se ha adueñado de la receptoría. La Tribu sabe que Santana puede seguir en la alineación como primera base o bateador designado, pero el club quiere ver si puede ser una alternativa en la antesala.

"En los Entrenamientos de Primavera tratará de hacer la transición y trabajará con los coaches de Grandes Ligas", declaró Antonetti al tocar el tema de Santana en la tercera almohadilla. "Durante marzo tendremos que evaluar su progreso y decidir si debemos continuar con el proyecto. Pero todavía falta mucho tiempo para todo eso".