Giancarlo Stanton. (AP)

MIAMI-- Ha sido un mes bien movido para los Marlins, que firmaron a cuatro agentes libres-Jarrod Saltalamacchia (receptor), Garrett Jones (primera base), el dominicano Rafael Furcal (segunda base) y Casey McGehee (tercera base)-con la esperanza de darle vida a su ataque ofensivo.

Las nuevas adiciones son un comienzo, pero para que Miami tenga un repunte dramático, el club también tendrá que contar con el Giancarlo Stanton de antes.

Stanton, la cara de la franquicia, viene de su temporada más difícil.

El toletero de 24 años es uno de los bateadores más temibles de Grandes Ligas. Desde que debutó en la Gran Carpa en junio del 2010, Stanton ha conectado 117 jonrones, un total que es el octavo mayor en la historia de los Marlins. Llegará a la campaña del 2014 a 37 cuadrangulares del récord de 154 de la franquicia, en manos de Dan Uggla.

Después de terminar en el último lugar en las mayores en carreras anotadas (513), vuelacercas (95) y promedio (.231) en el 2013, el mayor enfoque de Miami era traer a productores de carreras para rodear a Stanton. La gerencia cree que ha hecho eso mismo con las firmas de Furcal, Saltalamacchia, Jones y McGehee.

Se espera que Furcal sea primer bate. Saltalamacchia, bateador ambidextro, viene de ganar un anillo con los Medias Rojas. El cátcher batearía en algún punto medio del lineup, tal vez cuarto o quinto.

Jones es un bateador zurdo que ha conectado más de 20 cuadrangluares en tres ocasiones en su carrera por los Piratas. Ante los lanzadores derechos, estaría de cuarto bate, seguido por Saltalamacchia. McGehee, quien se encargará de la antesala, busca revivir su carrera en Miami y podría batear cuarto ante los zurdos.

Ese cuarteto se une a Stanton, Christian Yelich, el dominicano Marcell Ozuna y el cubano Adeiny Hechavarría en la alineación titular.

Será un nuevo look para los Marlins, quienes han agregado más equilibrio entre los bateadores derechos y zurdos.

"Creo que eso nos ha energizado a todos", dijo el manager del equipo, Mike Redmond. "Estoy emocionado al ver firmados a esos muchachos. Sé que están entusiasmados los coaches. Creemos en la dirección en que vamos y en los muchachos que tenemos, esa base".

De poner de su parte Stanton, el 2014 podría ser un año interesante para Miami. Viniendo de una campaña de 62-100, los Marlins han tomado pasos para volver a ser un equipo contendor.

Al igual que el resto del conjunto, Stanton busca un repunte. El jardinero bateó .249 con 24 jonrones y 62 empujadas en el 2013. Eso fue después de tener promedio de .290, 37 cuadrangulares y 86 impulsadas en el 2012.

"Queremos que se relaje", dijo Redmond. "Creo que el año pasado él sentía que tenía que hacerlo todo a nivel ofensivo".

La temporada pasada no fue fácil para los Marlins. Debido a las lesiones, Redmon tuvo la tarea difícil de confomar un lineup capaz de producir.

Por ejemplo, el dominicano Plácido Polanco, en un principio proyectado como segundo bate, se encontró como cuarto para el Día Inaugural. Polanco dio un solo jonrón en la campaña.

En sentido general, Stanton fue la única amenaza del batazo largo por los miamenses.

El nuevo coach de bateo del equipo, Frank Menechino, ha visto suficiente video de Stanton para saber que el toletero es algo especial.

"Ese muchacho sabe batear", dijo el instructor. "No vas a dar 40 jonrones cada año. Hay que hacer constantes ajustes".

Debido a su poder, Stanton ve una tanda de lanzamientos rompientes. Cuando no le va bien, tiene la tendiencia de tirarles.

"Escucho a la gente decir, 'No sabe conectarle al slider'", expresó Menechino. "¿Quién saber darle a un buen slider? La mejor forma de hacerlo es no fallarle a la recta".

Más que nada, Stanton tendrá que mantenerse en salud. El pasado 30 de abril, se lastimó la corva derecha y se pasó más de seis semanas en la lista de lesionados. En total jugó en apenas 116 partidos.

Por segundo año seguido, Redmond se inclina a poner a Stanton como tercer bate. Con Furcal y Yelich proectados como primero y segundo, respectivamente, Stanton podría llegar al plato con gente en base.