Omar Infante. (Chris Vleisides/Royals)

KANSAS CITY, Missouri-- Omar Infante pasó frente al camerino del equipo visitante en el estadio Kauffman, donde muchas veces se vistió como miembro de los Tigres de Detroit, y se colocó una camiseta nueva de los Reales de Kansas City.

Se trata de otra señal de que los Reales tienen intenciones serias de pelear por la División Central de la Liga Americana la próxima temporada.

Los Reales presentaron el martes a su nuevo intermedista venezolano, un día después de anunciar un pacto por cuatro años y 30,25 millones de dólares, que incluye una opción del equipo para 2018.

"Pude ver a este equipo de cerca, y me impresionó mucho lo que hizo el año pasado", comentó Infante. "Creo que están cerca de dar el próximo paso".

El camarero de Puerto La Cruz devengará 5 millones de dólares la próxima temporada, 7,5 millones en 2015, 7,75 millones en 2016 y 8 millones en 2017. La opción remuneraría a Infante con 10 millones de dólares pero, de rechazarla, hay una cláusula de rescisión por 2 millones.

Y si Infante gana el Bate de Plata o es elegido para el Juego de Estrellas, su salario se incrementará en 250.000 dólares cada temporada.

Infante, quien cumple 32 años la próxima semana, refuerza la posición más débil en la alineación de los Reales. Kansas City utilizó seis jugadores distintos en segunda base la campaña pasada, y ninguno hizo lo suficiente como para ganarse la confianza del club.

Los Reales tuvieron marca de 86-76 en 2013, su mejor desde 1989, y estuvieron en la pelea por la postemporada hasta la última semana de la temporada.

El as de Kansas City, James Shield, tiene solo un año más en su contrato, por lo que el equipo sabe que tiene que aprovechar en 2014 para tratar de meterse a los playoffs por primera vez desde 1985.

Los Reales han sido agresivos en estas vacaciones, al fichar al zurdo Jason Vargas por cuatro años y 32 millones, y canjear al relevista Will Smith a Milwaukee por el jardinero Norichika Aoki.

El gerente general Dayton Moore había dicho que las prioridades del equipo eran conseguir un abridor, mejorar los jardines y fortalecer la segunda base. Ahora parece que el equipo logró todas sus metas.

"Nos gusta el equipo que tenemos para el futuro", comentó Moore el martes. "Mejoramos mucho, y sabemos que tendremos que seguir ajustando el plantel durante el año, y ojalá no tengamos lesiones".

Infante ha tenido algunas lesiones en el pasado, incluyendo una de tobillo que sufrió en un choque en segunda base que lo limitó a 118 partidos la temporada pasada. De todas formas, bateó .318 con 10 jonrones y 51 impulsadas, una producción mucho mejor que lo que Kansas City obtuvo de sus intermedistas.

Moore había dicho que esperaba que la nómina del equipo el próximo año fuese similar a 2013, cuando rondó los 87 millones. Pero el fichaje de Infante, junto con el aumento que se espera que otros jugadores reciban en el arbitraje, significa que la cifra probablemente supere los 90 millones, lo que sería un récord para el equipo.

Los Yanquis también estuvieron interesados en Infante, para reemplazar al dominicano Robinson Canó, pero no quisieron ofrecerle más de tres años.