Masahiro Tanaka. (AP)

TOKIO -- El pitcher Masahiro Tanaka desea lanzar en Grandes Ligas la próxima temporada, pero su equipo japonés no quiere dejarlo ir al béisbol de Estados Unidos.

Grandes Ligas y la liga profesional de Japón pactaron un nuevo sistema de subasta que fija en 20 millones de dólares la cifra máxima que los equipos estadounidenses pueden pagar a los japoneses por el derecho a negociar con sus peloteros. Esa cantidad es mucho menos que lo que las novenas niponas recibieron por pitchers como Yu Darvish y Daisuke Matsuzaka.

"Le informé a mi equipo que me gustaría que me permitiera probarme la próxima temporada en el béisbol de Grandes Ligas", dijo Tanaka en una conferencia de prensa el martes, después de reunirse con el presidente de los Eagles de Rakuten, Yozo Tachibana.

Tanaka, que tuvo marca de 24-0 con 1.27 de efectividad con los Eagles durante la temporada regular, no es candidato a ser agente libre y sólo puede irse a las mayores si los Eagles le permiten entrar en la subasta.

Los Eagles rechazaron el nuevo sistema de subastas en la votación del lunes entre los 12 equipos japoneses, y dijeron que quieren renovar el contrato de Tanaka para la próxima campaña.

Durante 30 días después que el jugador es habilitado, cualquier equipo de Grandes Ligas puede intentar ficharlo. Sólo paga al club japonés si pacta con el pelotero.

Bajo el sistema anterior, que comenzó en 1998 y estuvo vigente hasta la última temporada, no había límite a la cantidad que un equipo de Grandes Ligas podía ofrecer a un club japonés, y la oferta mayor ganaba la subasta para negociar con el jugador.

Los Medias Rojas de Boston obtuvieron a Matsuzaka de los Lions de Seibu antes de la campaña de 2007 por más de 51 millones de dólares, y luego le otorgaron un contrato por seis años y 52 millones. Los Rangers de Texas pagaron 51,7 millones a los Nippon Ham Fighters de Hokkaido por los derechos por Darvish antes de la temporada de 2012, y luego ficharon al pitcher por seis años y 56 millones.

El nuevo sistema se implementó después que algunos equipos de las mayores se quejaron que sólo los clubes más ricos podían negociar con los peloteros japoneses.

Tachibana indicó que Rakuten intenta convencer a su estelar lanzador para que se quede en Japón en 2014.

"Le dijimos que es muy importante para nosotros, y nos gustaría que se quedara", afirmó Tachibana.