John Gibbons. (John Raoux/AP)

LAKE BUENA VISTA, Florida - Los Azulejos de Toronto llegaron al 2013 con las expectativas por las nubes.

Luego de hacer un mega-cambio con los Marlins para adquirir al dominicano José Reyes, Mark Buehrle, Josh Johnson, el quisqueyano Emilio Bonifacio y John Buck, traer de los Mets al derecho R.A. Dickey y firmar al dominicano Melky Cabrera, Toronto parecía contar con el mayor talento en la Liga Americana.

¿El resultado? Un récord de 74-88 que le valió al equipo canadiense el sótano del Este de la Liga Americana. Queda corto describir como "decepcionante" la temporada de los Azulejos, después de los tantos movimientos de alto perfil realizados por el gerente general Alex Anthopoulos.

"Queremos darle vuelta a la página", dijo el manager de Toronto, John Gibbons durante las Reuniones Invernales que se realizan en el Walt Disney Swan and Dolphin Resort. "Tenemos que decir, 'Hey, no dimos la talla el año pasado, pero ya es hora de hacerlo'".

Los bates no fueron tan dominantes como se esperaba, debido en gran parte a lesiones sufridas por Reyes, Brett Lawrie y Cabrera. Las 712 carreras anotadas del equipo representó apenas la octava mayor cantidad en la Liga Americana.

Pero el verdadero culpable de la debacle de los Azulejos fue el pitcheo abridor, cuya efectividad colectiva de 4.81 fue la segunda peor del Joven Circuito.

Ahora, de cara al 2014, el cuerpo de abridores luce tan incierto como siempre, con Dickey y Buerhle prácticamente lo único seguro. Después de ellos están Brandon Morrow, J.A. Happ, Drew Hutchinson, Todd Redmond y el dominicano Esmil Rogers-pero ese grupo es una caja de interrogantes.

"Sé que (Antholpoulos) está trabajando en eso", dijo Gibbons sobre los esfuerzos del GG de conseguir más brazos. "El problema es que todo el mundo busca pitcheo abridor. Y hay limitaciones en lo que puedes hacer.

"Pero no es un secreto la clave para mejorar este año. Tenemos que lanzar un poco mejor".

Los Marlins, luego de armar un supuesto trabuco en el invierno del 2011-12, desmantelaron su equipo-empezando precisamente con el cambio con los Azulejos--después de una campaña desastrosa con su roster de nombres.

Con una situación similar este año en Toronto, ha habido rumores de cambio en torno a Bautista, quien ha visto acortadas sus últimas dos temporadas por lesión. Sin embargo, los Azulejos no parecen estar dispuestos a disparar su roster luego de un solo año malo.

"Algunos equipos han indagado sobre (Bautista)", reconoció Gibbons. "Él es gran parte de nuestro equipo. Está en medio de nuestro lineup y aún es uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas.

"Puedes entender por qué los equipos preguntan por él. Pero sigue aquí mismo y estamos contentos de contar con él".

En una división que incluye a los campeones Medias Rojas, los Rays con su pitcheo (con o sin David Price ), los Yankees y los Orioles-todos con perfil de volver a terminar por encima de .500-el camino no será nada fácil para los Azulejos. Pero con todo y las interrogantes en el pitcheo y la defensa, hay mucho talento en las filas del equipo y el potencial de mucho trueno con los bates.

Un factor importante en el 2014 será arrancar bien la temporada, algo que no fue el caso este año.

"Necesitamos un buen comienzo", afirmó Gibbons. "Nos hundimos temprano y no podemos darnos el lujo de hacer eso.

"Tenemos que estar listos y darle un poco más fuerte en los entrenamientos".