SANTO DOMINGO -- Chris Marrero solo ha pegado cuatro hits en sus primeros 38 turnos al bate con los Tigres del Licey en esta campaña, pero dos de ellos han sido jonrones para ayudar a igual número de triunfos del equipo azul.

"Solo sigo trabajando. Nunca paro de trabajar, no me voy a rendir y sé que con la ayuda de Dios las cosas van a mejorar", dijo Marrero al ser entrevistado por Sussy Jiménez para Licey TVHD.

Marrero no le da mucha importancia al lugar en el cual sea puesto en la alineación siempre que esté en acción y pueda ayudar a los Tigres a lograr victorias.

"No importa dónde batees si estás jugando. Cada vez que salga voy a dar el 100 por ciento", añadió el nativo de la ciudad de Miami, quien ha producido seis carreras a pesar de un bajo promedio de bateo (.108).

Entiende que el Licey tiene un buen chance de ganar el título de campeón y alabó la unidad que se respira en el clubhouse.

"Mike (el dirigente Mike Guerrero) no me dice mucho, solo me deja jugar y creo que así es que tienen que ser los managers", agrega el inicialista de 25 años, 6-3 de estatura y 230 libras.