David Dombrowski. (Paul Sancya/AP)

DETROIT, Michigan -- Si los Tigres de Detroit hubieran salido al mercado en busca de un manager al final de la campaña pasada se habrían encontrado a un gran candidato para el puesto.

"El año anterior había un nombre obvio, un candidato con prestigio para manejar un gran club", dijo el gerente general Dave Dombrowski. "Ese era Terry Francona. En este año no hay ningún nombre así".

Francona fue contratado por los Indios de Cleveland, que casi le arrebataron el título de la División Central de la Liga Americana a Detroit. Este año son los Tigres quienes buscan manager después de que Jim Leyland renunció el lunes.

Detroit representa una oportunidad única. Manejar el talento de los Tigres debe ser una opción atractiva pero el trabajo también entraña mucha presión ya que el equipo no ha ganado una Serie Mundial desde 1984.

"Encontraremos a alguien que sea bueno", dijo Dombrowski. "Tendrá unos zapatos grandes para llenar pero encontraremos a alguien que maneje al equipo".

Los Tigres han ganado tres títulos de su división en forma consecutiva y llegaron dos veces a la Serie Mundial en los ocho años que Leyland los dirigió. Con Miguel Cabrera y Justin Verlander en la cúspide de sus carreras, Detroit debe tener muchas oportunidades para llegar a la postemporada en 2014, por lo que habrá muchas expectativas sobre el nuevo manager.

Los Tigres significan para un manager la oportunidad de ganar de inmediato, aunque no son el único equipo en esa situación. Los Nacionales de Washington, que tienen una nómina llena de estrellas y encabezada por Stephen Strasburg y Bryce Harper, buscan un sustituto para Davey Johnson.

Los Rojos de Cincinnati, que despidieron a Dusty Baker después de una temporada en la que consiguieron 90 victorias, eligieron a su coach de pitcheo Bryan Price como nuevo manager.

"Quien quiera que llegue a este puesto debe ser capaz de conducir un club que tiene la oportunidad de ser ganador de inmediato y manejar a muy buenos y bien establecidos jugadores de las mayores", dijo Dombrowski. "Siempre he estado a favor de quienes tienen experiencia como managers, no necesariamente en el nivel más alto, pero es importante porque los zapatos que deben llenarse son grandes y hay mucho en juego. Por eso es muy importante que la persona sepa cómo manejar todos los posibles problemas".

Lloyd McClendon y Gene Lamont, dos integrantes del equipo de entrenadores de Leyland en Detroit, han sido pilotos en grandes ligas. Pero Lamont, de 66 años, es apenas dos años menor que el renunciante. Tom Brookens, coach de tercera base en Detroit este año, fue manager de ligas menores en 2009.

Kirk Gibson, quien como jugador llevó a los Tigres a ganar la Serie Mundial de 1984 ahora dirige a Arizona pero el presidente de los Diamondbacks, Derrick Hall, dijo el lunes que Gibson ha dicho que no piensa dejar su empleo actual.