Clay Buchholz. (Elise Amendola/AP)

BOSTON - La temporada regular del 2013 de Clay Buchholz se dividió en tres partes: Un arranque de ensueño de abril a junio, una lesión en el cuello que lo mantuvo fuera de acción de junio a septiembre y, finalmente, una sólida recta final de cuatro aperturas.

Con todo y la lucha por estar en salud, hubo una constante: La calidad del derecho en el montículo por los Medias Rojas de Boston.

El domingo Buchholz tratará de continuar por el buen camino al subirse al montículo del Fenway Park por Boston en el Juego 2 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Tigres de Detroit.

"De esto se trata el béisbol", dijo Buchholz al hablar de su salida programada vs. los felinos. "Aquí es donde uno quiere estar. Ha sido divertido hasta ahora".

Sí, ha sido divertido cuando el veterano ha estado en salud. Debido a su lesión, el lanzador de 29 años se vio limitado a 16 aperturas. Pero los números hablan por sí mismos. Buchholz tuvo marca de 12-1 y efectividad de 1.74 en 108.1 innings, con 96 ponches y sólo cuatro jonrones permitidos. En una sola ocasión concedió más de cuatro carreras en una salida.

Más importante aun para los Medias Rojas a esta altura del año, Buchholz se vio sólido después de su regreso a la acción. En sus cuatro aperturas de septiembre, el diestro tuvo marca de 3-1 con promedio de carreras limpias de 1.88.

En su única presentación de la ronda divisional contra los Rays, el oriundo de Texas permitió tres limpias en 7.0 episodios, saliendo sin decisión.

"En las aperturas desde que volvió de la lista de lesionados, aún ha habido un factor de restaurar su resistencia", expresó el manager de los Medias Rojas, John Farrell. "Pero la calidad de sus pitcheos secundarios es consistente con la que tenía antes de la lesión.

"Creo que saliendo de sus últimas tres aperturas, en las que lo hemos visto superar los 100 pitcheos en cada una, él tiene una mayor confianza del lado físico".

Buchholz está contento con la calidad de los números que puso este año, aunque le hubiera gustado más cantidad con lo bien que se sentía en la lomita previo a su lesión.

"Esa es la parte frustrante de esta temporada, sabiendo que nunca había ni soñado con tener un inicio tan bueno en mi carrera", dijo Buchholz, quien empezó la campaña con 9-0 y 1.71 en 12 aperturas antes de lastimarse. "Lo frustrante fue no poder salir a lanzar para continuar eso. Definitivamente, fue una primera mitad divertida para mí".

Buchholz, quien estará haciendo su tercera presentación de por vida en postemporada, no se midió a los Tigres en la campaña regular. Pero sabe que aun con un Miguel Cabrera adolorido, Detroit representa un reto fuerte.

"Por eso él es quien es", dijo Buchholz al referirse a la superestrella venezolana. "Siempre halla la manera de extender un turno y hacerte sentir bien incómodo en situaciones importantes.

"Ellos cuentan con muchos muchachos que pueden hacerte daño. Él y Prince (Fielder) uno detrás del otro, eso es de primera categoría".

Los Tigres son capaces de poner muchas carreras en la pizarra. Por eso están en esta ronda de los playoffs por tercer año consecutivo. Pero en el caso de Buchholz, por lo menos afrontará el reto en plena salud.

"No hay restricciones (de cantidad de pitcheos) en nuestro plan", dijo Farrell. "Sentimos que está en buena forma a nivel físico".

"Me siento bien y estoy listo", agregó Buchholz.