Yasiel Puig. (AP)

Está evolucionando el juego de Yasiel Puig

En sus primeros 17 partidos a nivel de Grandes Ligas con los Dodgers, el cubano recibió una sola base por bolas. Muchas veces le tiró a pitcheos fuera de la zona de strike. Cuando la oposición empezó a encontrarle las debilidades, Puig hizo los ajustes de lugar.

Con la ayuda de su coach de bateo en Los Angeles, Mark McGwire, el novato ha negociado 12 boletos en sus últimos 15 juegos.

"Está obligando a los lanzadores contrarios a volver a la zona de strike", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Nunca ha tenido problemas con los pitcheos sobre el plato. Son las bolas fuera de la zona a las que no le está dando".

Desde el 23 de julio, Puig está empatado en el segundo lugar en bases por bolas recibidas con 12 y encabeza la Liga Nacional con porcentaje de .531. El cubano no sólo ha enseñado una mejor disciplina en la caja de bateo, sino también ha sabido controlar mejor sus emociones al bate.

"Al principio parecía que estaba tan emotivo", dijo Mattingly. "Le tiraba a una recta alta y para la próxima vez le tiraba aun más duro".

Aunque Mattingly no quiso entrar en detalles sobre cómo la oposición está lanzándole con eficacia a Puig, sí reveló que al principio de julio, durante una serie en San Francisco, empezaron los pitchers contrarios a encontrarle debilidades al cubano. Los lanzadores de los Gigantes lo poncharon siete veces en dicha serie.

"Un equipo le hizo algo y después de eso otro conjunto lo intentó, volvió a funcionar y todo el mundo lo hacía así", dijo Mattingly. "Veían los videos y qué había pasado. En la computadora se veía a qué pitcheos le daba swings en blanco.

"Luego ves a todo el mundo haciéndole eso y, hasta que (Puig deje pasar el pitcheo). De ahí tienen que hacer algo diferente".

En la victoria de los Dodgers sobre los Cardenales el miércoles, Puig recibió tres bases por bolas.

"Está haciendo los ajustes", dijo Mattingly. "Es así siempre con muchachos como él. Vas a ver a los lanzadores intentar ciertas cosas. Si funciona, lo van a seguir haciendo. Si no, intentarán otra cosa".