Don Mattingly y sus Dodgers han protagonizado un gran repunte. (Robert Beck/Getty Images)

Esta temporada los Dodgers pasaron 55 días consecutivos en el último puesto de la División Oeste de la Liga Nacional, y más adelante -- posiblemente en octubre -- aquel podría ser un dato de trivia de este equipo.

Por el momento, son un equipo sin ninguna debilidad marcada. A continuación, algunas estadísticas:

 •  33-8 desde el 22 de junio.

 •  15 victorias consecutivas como visitantes antes de la derrota en su segundo encuentro de la serie contra los Cardenales, y 16 triunfos de sus últimos 17 juegos fuera de casa llegando al jueves.

 •  10 triunfos en fila decididos por una carrera.

El último lugar ya es un recuerdo lejano. Después de necesitar 95 partidos para superar la marca de .500 y 98 encuentros para adueñarse del Oeste de la Liga Nacional, Los Angeles ha tomado rápidamente una ventaja de 5.0 juegos en su división, la segunda mayor diferencia después de los Bravos, quienes encabezan la División Este de la Liga Nacional por 15 .5 juegos.

"Tenemos mucho camino por recorrer", declaró el gerente general de los Dodgers, Ned Colletti.

Nadie lo puede negar.

Sin embargo, lo lejos que han llegado es un logro notable. Es el fruto de la paciencia de Colletti, del liderazgo del piloto Don Mattingly y de la energía de un joven jardinero cubano.

Fueron muchas cosas las que salieron bien, incluyendo varias básicas. Cuando a los Dodgers no les fue bien, hubo motivos por ello. El guardabosque Matt Kemp ha jugado en 62 de los 113 partidos del equipo y se encuentra en la lista de incapacitados por tercera vez esta campaña. El torpedero dominicano Hanley Ramírez y el jardinero Carl Crawford han sido inhabilitados en dos ocasiones cada uno.

Entre las cosas más sabias que el presidente y jefe ejecutivo del equipo, Stan Kasten, hizo fue el mantener todo intacto. En los momentos difíciles, continuó creyendo en sus planes originales.

En lugar de despedir a Mattingly -- y hubo varias personas que querían que eso ocurriera -- respiraron profundo en la gerencia de los Dodgers y vieron a su club en el contexto de toda una temporada.

"Solamente debíamos tener paciencia y estar saludables", expresó Colletti. "La paciencia es uno de los mejores atributos que alguien puede tener. Es bastante importante. Si tomas decisiones muy rápido, cometerás errores. Pensábamos que si recuperábamos la salud, estaríamos mejores".

Colletti no pudo haber adivinado lo bien que estarían. Los jugadores regresaron uno por uno. Ramírez y Crawford. El abridor Zack Greinke y el intermedista Mark Ellis.

Y fueron un conjunto más que decente.

"Estoy satisfecho con la manera en que seguimos luchando", dijo Colletti. "Estoy contento con nuestros jugadores de la banca y de roles específicos".

El ejecutivo señala a Nick Punto, Jerry Hairston, Skip Schumaker y Scott Van Slyke.

También subraya otro elemento.

"Andre Ethier pasó a la pradera central cuando Matt se ausentó", dijo el directivo. "No estábamos seguros de lo que íbamos a hacer. Y él estaba listo para el reto".

Pero también está la presencia de un jardinero de 22 años. El cubano Yasiel Puig hizo su debut de Grandes Ligas el 3 de junio en el 56to partido de los Dodgers.

No hay manera de calificar lo mucho que ha contribuido. Ha jugado con tanta energía y pasión que ha impactado a casi cada pelotero en el clubhouse. También en ocasiones juega precipitadamente.

"Juega con -- cómo puedo decirlo -- sin ningún cuidado", manifestó Colletti. "No estoy seguro si sabe para qué es la franja de advertencia. Parece que se estrella con el muro frecuentemente".

También ha alcanzado estadísticas increíbles: promedio de .372 con 12 dobles, 11 cuadrangulares y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de 1.024. Los Dodgers llevan 38-18 desde su llegada y como el legendario locutor del equipo, Vin Scully, indicó durante un partido, "Este juego no se supone que sea así de fácil".

De todas maneras, todo comienza con pitcheo. Con Clayton Kershaw y Greinke encabezando la rotación, los abridores de Los Angeles tienen 23-7 con 2.72 de efectividad durante la racha de 33-8.

Los Dodgers se han arreglado de tal manera que Colletti dijo lo siguiente: "En las últimas seis o siete semanas, éste es el mejor clubhouse que he visto. Se mantienen unidos. Se ayudan uno al otro".

Como lo indicó Colletti, aún queda trabajo por hacer. Tomando en cuenta la cantidad de dinero que los propietarios han invertido y la magnitud de las expectativas, los Dodgers no han logrado nada todavía.

Pero ya le han llamado la atención a mucha gente.