CHICAGO -- Alex Rodriguez conectó un sencillo al jardín izquierdo en su primer turno al bate de la temporada, horas después de que se le impuso una larga suspensión.

Parecía que el batazo auguraba un buen desempeño del polémico toletero, quien sin embargo no hizo más en toda la noche. Los Medias Blancas fueron amos y señores del encuentro del lunes.

A-Rod bateó de 4-1 en su primer juego con Nueva York, pero Chicago aplastó 8-1 a los alicaídos Yanquis para dejar atrás una racha de 10 derrotas consecutivas.

En la jornada, las Grandes Ligas impusieron a Rodríguez una suspensión que abarcaría la temporada de 2014, por sus vínculos con el caso de la clínica Biogenesis, acusada de distribuir sustancias dopantes. El astro de los Yanquis ha decidido apelar la sanción.

Sin duda, esa fue la noticia de un día en que Nueva York envió a Derek Jeter de vuelta a la lista de los lesionados por un tirón en la pantorrilla derecha. Ya en el juego, los Medias Blancas le cayeron a palos a Andy Pettitte (7-9).

El boricua Alex Ríos remolcó cuatro carreras, el cubano Alexei Ramírez añadió cuatro hits y el colombiano José Quintana (6-3) laboró hasta la séptima entrada, por los Medias Blancas.

Rodríguez, en tanto, reapareció, dispuesto a desafiar el castigo dictado por las mayores.

A sus 38 años y luego de someterse a una cirugía de cadera, A-Rod dijo que está luchando por su vida, en una conferencia de prensa previa al encuentro.

El regreso de Rodríguez a los diamantes de las Grandes Ligas, por primera vez en el año, fue recibido por abucheos, como los que le suelen dirigir en muchos partidos de visita. Pero esta vez, se amplificaron por la sanción anunciada horas antes.

La multitud en el U.S. Cellular Field se mostró hostil con el pelotero, tres veces nombrado el Jugador Más Valioso, incluso durante los calentamientos y cuando se le presentó. En el segundo inning, al llegar al plato A-Rod para su primer turno al bate en la campaña, la muestra de rechazo fue ensordecedora.

Rodríguez bateó un sencillo al tercer lanzamiento, enviando la pelota al jardín izquierdo. Se colocó en la antesala sin outs, gracias a un doblete de Vernon Wells, pero se quedó varado ahí.

En su segundo y tercer turno, Rodríguez fue retirado mediante globos. Como antesalista, capturó algunos roletazos, y fue abucheado cada vez que llegó al plato o que tocó siquiera la pelota.

"¡Esteroides, esteroides!", gritó el público mientras Rodríguez se ponchaba en el octavo inning.

Por los Yanquis, los dominicanos Alfonso Soriano de 4-0, Robinson Canó de 3-1, Eduardo Núñez de 4-1 con una anotada.

Por los Medias Blancas, el cubano Ramírez de 5-4 con una anotada y dos empujadas. El puertorriqueño Ríos de 4-2 con una anotada y cuatro remolcadas. El dominicano Alejandro de Aza de 4-1 con una anotada.