Avisaíl García. (Carlos Osorio/AP)

DETROIT -- Con los Medias Blancas a 29 juegos por debajo de .500, el futuro de la franquicia se ha convertido en un tema igual de importante - sino más - que los resultados del presente.

Por lo tanto, en una conversación con el guardabosque venezolano Avisaíl García, adquirido por los Medias Blancas desde los Tigres en un canje entre tres equipos en el que Jake Peavy pasó a Boston, lo lógico es preguntarle acerca de su esperada llegada a Chicago.

"Ojalá sea pronto", dijo García entre risas. "Pero no lo sé".

El manager de los Medias Blancas, Robin Ventura, dijo el domingo que García fue enviado a Triple-A Charlotte mientras el gerente general del club, Rick Hahn, esperaba "a ver qué pasaba" el 31 de julio, la fecha límite para cambiar a los jugadores sin que pasen por waivers. El boricua Alexis Ríos no fue canjeado, así que se ha prolongado la estadía de García en ligas menores.

García ha patrullado el jardín central en Charlotte y se siente tan cómodo en dicha posición como en el jardín izquierdo o el derecho, ya que vio acción en los tres puestos por Detroit.

"Me siento a gusto en el jardín central", dijo García. "Lo tengo todo para defender esa posición. Me gusta también el jardín derecho. Pero voy a jugar duro y hacer lo que sé hacer, me pongan donde me pongan. Trabajaré fuerte".

Considerado un jugador de cinco herramientas no sólo por Hahn, sino también por las personas que lo observaron de cerca en Detroit, a García aún le falta camino por recorrer en su desarrollo. La disciplina al bate representa una preocupación para un bateador que apenas ha negociado siete boletos en 139 turnos al bate en Grandes Ligas. Pero a García no hay que recordarle que la consistencia con el madero es importante.

García también está consciente de la responsabilidad que recaerá sobre él cuando llegue a Chicago, ya que el guardabosque representa la piedra angular de la reconstrucción de los Patipálidos y su gran adquisición de media temporada. García definitivamente será convocado en septiembre, sino antes, para darle respiros en los jardines a Ríos, al cubano Dayán Viciedo y al dominicano Alejandro de Aza.

"Pase lo que pase aquí, trato de enfocarme en darlo todo y ayudar a mi equipo a ganar", dijo García. "Ahora estoy en un equipo nuevo. Los Tigres son parte del pasado. Estoy con los Medias Blancas. Trataré de que ganemos cuando nos enfrentemos a los Tigres.

"Estoy contento por el cambio. Esta es una nueva oportunidad para mí. Le dio gracias a Dios por eso. Simplemente tengo que seguir jugando duro y tratar de hacer algo positivo para mi equipo y ayudarlo a ganar juegos".