Danny Salazar

MIAMI -- El abridor dominicano Danny Salazar se reintegrará a la rotación de los Indios de Cleveland para participar en la próxima serie del equipo frente a los Tigres de Detroit, líderes de la División Central de la Liga Americana.

Salazar, de 23 años, regresará del equipo de ligas menores de Columbus, de categoría Triple-A, para abrir ante los Tigres el miércoles, dijo el manager Terry Francona el domingo antes del partido de los Indios frente a Miami. Salazar, que inició la temporada en categoría Doble-A, lanzó seis innings para ganar en su debut en las mayores el 11 de julio sobre Toronto, para luego regresar a las menores.

"En ocasiones se trata de un acto de equilibrio al dar la oportunidad a un jugador mientras estamos ganando", dijo Francona. "No tiene ciencia. Sólo estamos tratando de preparar la carrera de Danny mientras estamos ganando"

Con la llegada del derecho dominicano, su compatriota Ubaldo Jiménez recibirá dos días adicionales de descanso antes de tener su próxima apertura, el viernes contra los Angelinos, de acuerdo con Francona. Jiménez cargó con la derrota de 10-0 en casa de los Marlins el viernes.

Jiménez dijo no tener objeción al cambio. Su foja de 1-2 con efectividad de 6.92 en tres aperturas contra Detroit esta campaña fue un factor en la decisión de llamar a Salazar, dijo Francona.

"Parte de ello es competitivo, pero también nos ofrece una oportunidad de darle un poco de respiro (a Jiménez)", dijo el manager. "Creímos que eso le ayudaría. Nos gusta la idea de darle descanso y al mismo tiempo ver lo que este chico (Salazar) es capaz de hacer".

Salazar, que lanza una bola rápida de 99 mph, firmó con los Indios en 2006 y se sometió a una cirugía de reconstrucción de codo en 2010. El derecho lanzó cinco entradas sin permitir hit en su más reciente apertura por Columbus ante Buffalo.

La rotación de Cleveland ante los Tigres contará con Corey Kluber el lunes, Justin Masterson el martes y Zach McAllister el jueves. La serie da a los Indios, segundo lugar divisional, una oportunidad para ganar terreno frente a Detroit en la lucha por el primer lugar de la división.