Yasiel Puig. (Thearon W. Henderson/Getty Images)

Un hombre, cinco herramientas - y todo lo que necesita es un voto.

El espectacular jardinero Yasiel Puig es uno de los cinco candidatos al Voto Final para ganarse el último lugar disponible en el Juego de Estrellas por el equipo de la Liga Nacional, y el cubano necesita estar en el Citi Field el próximo martes 16 de julio.

De cualquier manera en que usted vea el Juego de Estrellas - como una vitrina para los mejores peloteros o como un disputado duelo para ganar el derecho de abrir la Serie Mundial en casa -- Puig debería estar en el roster del Viejo Circuito.

¿Herramientas? Puig las tiene. El cubano ya exhibió en varias ocasiones el cañón que tiene como brazo. Posee tremenda velocidad en sus piernas, y no vacila en utilizarla - haciendo cosas atrevidas como anotar desde segunda base a un roletazo. Y luego está su bate, el cual no ha parado de repartir batazos por todo el terreno y fuera de éste desde su debut el 3 de junio.

Ah, pero también hay un pequeño problema. Puig tiene apenas cinco semanas de servicio en la Gran Carpa. Ese es realmente el único argumento en su contra. ¿Y qué? Es una estrella. El Juego de Estrellas lucirá mejor si tiene a Puig, lo mismo le pasará al equipo de la Liga Nacional.

Pongámoslo de la siguiente manera: Si existe una banda de rock que lleva tu nombre, probablemente eres una estrella. Puig ha causado tal impacto que el grupo de rock "Puig Destroyer" le dedicó la canción "One Man, Five Tools" (Un hombre, cinco herramientas).

Por otro lado, Ian Desmond no puede decir que una banda de rock lleva su nombre. El shortstop de los Nacionales es un buen jugador. Pero no es una sensación. Puig lo es.

Fenómenos, incluso fenómenos sin trayectoria, han sido parte del Juego de Estrellas por años. Desde Bryce Harper y Mike Trout hace un año hasta Dontrelle Willis en 2003 y Mark Fidrych en 1976, peloteros recién desempacados en Grandes Ligas han tomado parte en el Clásico de Mitad de Temporada.

Y luego existe una realidad simple: Puig sería un gran recurso táctico para el manager Bruce Bochy. El oriundo de Cienfuegos, Cuba, sabe jugar las tres posiciones de los jardines. Tiene velocidad. Y por supuesto, cuenta con ese trueno en su bate.

Entonces, todo se resume en lo siguiente: Si el Juego de Estrellas es una exhibición, un espectáculo para los fanáticos, entonces es imprescindible que Puig esté en el roster. Es el jugador más espectacular de este 2013. Y si el juego es de suma importancia, si ganar es lo que cuenta, también es imprescindible que Puig esté ahí. El cubano ayudará a ganar a la Liga Nacional.