David Wright y Robinson Canó

Dentro del enfrentamiento esperado por todos en el Clásico Mundial de Béisbol, República Dominicana vs. Estados Unidos, hay otro duelo neoyorquino.

David Wright, el denominado "Capitán América" de la selección estadounidense y tercera base de los Mets de Nueva York, está de un lado. Del otro se encuentra el segunda base Robinson Canó, líder de la selección dominicana y una de las mayores figuras de los Yankees de Nueva York.

El jueves dos de los mejores peloteros de la Gran Urbe estarán en acción, uno contra el otro, en el Marlins Park de Miami.

El manager de la selección de Estados Unidos, Joe Torre-quien sabe algo de béisbol en Nueva York, siendo oriundo de la ciudad y con experiencia como manager tanto de los Mets como de los Yankees-ve a estos dos peloteros como lo que son de verdad: auténticas estrellas del béisbol.

"Sabes, a veces creo que los neoyorquinos no saben lo afortunados que son al contar con los peloteros que han jugado allí a través de los años", dijo Torre al preguntársele sobre Wright y Canó. "Siendo un neoyorquino yo mismo, sé que a veces lo toman por sentado."

Para Torre, estos dos jugadores "han cumplido con las expectativas" al convertirse en superestrellas en Nueva York. Ahora han llevado su talento especial al Clásico Mundial.

"Lo más impresionante y lo que creo que los fans valoran es que ambos juegan bien bajo presión."

En cuanto a este Clásico, nadie ha hecho más por sus países que Wright y Canó.

El primero encabeza el torneo con 10 empujadas, incluyendo jonrón con bases llenas contra Italia el sábado y doble empujador de tres carreras el martes vs. Puerto Rico. Hasta ahora lleva de 16-7 con ese cuadrangular y dos dobles.

"Obviamente, sube la adrenalina en este torneo", dijo Wright. "Cuando te pones ese uniforme quieres salir a representar tu país."

Mientras tanto, Canó se ha unido a José Reyes para formar tremenda combinación de la doble-matanza en un roster que tal vez tenga el mayor brillo de todos. Con cuatro dobles, dos jonrones y un total de 22 bases alcanzadas, Canó se ha ido de 19-12 en el evento con seis empujadas y cinco anotadas.

Pero al igual que Wright, el dominicano no se enfoca en lo que ha hecho, sino lo que ha logrado su equipo y su trayectoria en el Clásico.

"Mi interés es ganar", dijo Canó. "Estoy orgulloso de estar en el equipo y ser un líder. De verdad la estamos pasando bien."

Otra cosa que tienen en común Wright y Canó es que ambos han jugado en selecciones de mucho talento pero que, en el pasado, no han llegado tan lejos como todos esperaban en Clásicos Mundiales.

Estados Unidos alcanzó las semifinales en el 2009, pero perdió en dicha ronda ante Japón, los campeones. Dominicana llegó a semifinales en el 2006, pero no salió de la primera ronda hace cuatro años.

Ahora ambos jugadores, con sus líderes basados en Nueva York, tienen la oportunidad de cambiar esa historia.

"Aquí no hay mañana, así que tienes que jugar todos los días como si fuera tu último juego y tienes que ganar", dijo Canó.