CINCINNATI -- Al cubano Aroldis Chapman le encanta la idea de ahora integrar la rotación de los Rojos en el 2013. Sin embargo, al zurdo también le hará falta ser cerrojero.

"Por una parte estoy contento. Por otra parte me siento un poco triste", manifestó Chapman durante un evento del equipo en Cincinnati. "La parte que no me gusta es que disfruté ser taponero y ahora lo extrañaré. Aún quiero ser abridor. Me gustaría hacer ambas cosas, porque las dos cosas son divertidas".

La semana pasada los Rojos renovaron con el relevista Jonathan Broxton por tres años y US$21 millones con las intenciones de hacerlo cerrador. Al club le gustaría ver si Chapman puede tener éxito como abridor, papel que ocupaba cuando firmó como agente libre por seis años y US$30.25 millones en el 2010.

Chapman, quien cumplirá 25 años en febrero, tuvo 5-5 con 1.51 de efectividad, otorgó 23 pasaportes y recetó 122 ponches en 68 presentaciones la campaña pasada. Aunque no se encargó del noveno episodio hasta el 20 de mayo, Chapman compartió el tercer lugar en la Liga Nacional con 38 rescates en 43 oportunidades. Registró 27 salvados consecutivos del 26 de junio al 4 de septiembre, lo que fijó un récord en una temporada.

El zurdo también sobresalió por tener electrizantes novenas entradas al superar las 100 millas por hora con su recta. Pero en los Entrenamientos de Primavera fue el mejor abridor de Cincinnati antes de que las lesiones a Ryan Madson, Nick Masset y Bill Bray obligaran al club a colocarlo en el bullpen.

"Me informaron que volveré como abridor", señaló Chapman. "Ahora solamente me prepararé y trabajaré como abridor".