NUEVA YORK -- Cliff Lee ganó por amplio margen el Cy Young de la Liga Americana, la coronación de una campaña espectacular que lo convirtió en el segundo pitcher consecutivo de los Indios de Cleveland que recibe el honor.

Lee, quien lanzó en las menores el año pasado, tuvo el mejor récord de la liga con 22-3 y 2.54 de efectividad. Recibió 24 de 28 votos de primer lugar y 132 puntos en la encuesta entre los Cronistas de Béisbol de Estados Unidos, cuyos resultados fueron anunciado el jueves.

"Me siento mucho mejor que en el 2007", dijo Lee en una conferencia telefónica desde su casa en Arkansas. "Quiero volver a ganar el Cy Young. Quiero que sea una costumbre".

El as de los Azulejos de Toronto, Roy Halladay, terminó segundo con cuatro votos de primer lugar y 71 puntos. El derecho, ganador del Cy Young en 2003, acumuló marca de 20-11 con 2.78 de efectividad y 206 ponches en 246 innings.

El taponero venezolano de los Angelinos, Francisco Rodríguez, llegó tercero con 32 puntos. El cerrado panameño de los Yanquis, Mariano Rivera, quedó quinto con tres unidades y el compañero dominicano de Rodríguez, Ervin Santana, séptimo con dos.

Rodríguez fijó un nuevo récord de las mayores con 62 rescates en el 2008. También abanicó a 77 en 63.3 entradas, con 2.24 de efectividad.

Rivera logró 39 juegos salvados con 1.40 de efectividad, y con 38 años tuvo una de sus mejores temporadas en Grandes Ligas. Santana logró su mejor año con récord de 16-7, 3.49 de efectividad y 214 abanicados en 219 episodios.

Lee es el tercer lanzador de los Indios que recibe el premio. Los otros fueron Gaylord Perry en 1972 y CC Sabathia el año pasado.

"Somos amigos cercanos (con Sabathia), y aprendí mucho de él y me gustaría pensar que él aprendió algunas cosas de mi", dijo Lee. "He tratado de ayudarlo en algunas situaciones y él ha hecho lo mismo por mi. Aparentemente funcionó, nos convertimos en pitchers bastante buenos".

El zurdo ganó 18 partidos en el 2005, pero se lastimó el año pasado en los entrenamientos de pretemporada y tuvo tantos problemas en el montículo que fue enviado a las menores. Finalmente regresó a las mayores y acumuló marca de 5-8, con 6.29 de efectividad, para luego ser excluido del roster de Cleveland para los playoffs.

Decidido a volver por sus fueros, Lee se ganó un puesto en la rotación y fue el mejor pitcher de la liga a partir de abril. A mitad de temporada tenía marca de 12-2 con 2.31 de efectividad, y fue el lanzador abridor por la Americana en el juego de estrellas en el Yankee Stadium.

"Supe desde el principio que este sería un año especial", comentó Lee. "Pero también supe que tenía que mantenerme enfocado en el momento, seguir haciendo mi trabajo, y no tomar atajos".

Lee fue la figura más confiable por un equipo que terminó la campaña con récord de 81-81. Apenas otorgó 34 boletos en 31 salidas.

El serpentinero de 30 años fue líder de efectividad en la Americana y terminó segundo en innings (223.1) y juegos completos (4). Halladay fue el líder de esas dos últimas categorías, al sumar nueve juegos completos.

Lee recibió una bonificación de 250.000 dólares por ganar, y el precio de la opción del club para el 2010 subió de ocho a nueve millones de dólares.

"Mi labor es volver a hacerlo en el 2009. No hay ninguna razón para pensar que no puedo hacerlo", indicó. "Honestamente creo que voy a volver a lanzar igual como lo hice".